La economía circular: un impulso a la inversión en Europa

La economía circular: un impulso a la inversión en Europa

Miércoles 30 de marzo de 2016 — Actualmente, para fomentar el crecimiento sostenible en la UE, tenemos que utilizar nuestros recursos de un modo más inteligente y sostenible. Hay una nueva manera de pensar, conocida como la economía circular, que significa que los productos se diseñan y fabrican para usarlos el máximo tiempo posible, repararlos con facilidad y, una vez que completan su ciclo de vida, reciclarlos o desecharlos eficazmente.

Una economía circular presenta muchos beneficios. Puede crear nuevos empleos y servicios, así como impulsar nuevas tecnologías innovadoras que sirvan para dar una ventaja competitiva a las empresas europeas. Es bueno para el medio ambiente porque los recursos se usan eficientemente y se reducen los residuos. También ofrece ventajas para los consumidores, que pueden disfrutar de productos innovadores más duraderos.

El camino por recorrer hasta llegar a ser una sociedad más «circular» no es fácil y exige que se produzcan cambios fundamentales en el modo de diseñar, producir, consumir y desechar los artículos que utilizamos. La UE apoya esta transición mediante una serie de oportunidades de financiación diseñadas para fomentar la innovación, financiar proyectos que investiguen acciones climáticas y ambientales específicas, respaldar actividades en las regiones europeas y ayudar a las pymes.

La inversión en el desarrollo de la economía circular es una de las principales prioridades de la Comisión Europea y se trata de un sector clave en el Plan de Inversiones para Europa, que se inició a finales de 2014. El plan persigue eliminar los obstáculos a la inversión, ofrecer visibilidad y asistencia técnica a los proyectos de inversión, y hacer un uso más eficiente de los recursos financieros nuevos y existentes. Esta iniciativa clave tiene potencial para crear entre 1 y 1,3 millones de nuevos empleos en los próximos años.

En el núcleo del plan de inversión se encuentra el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE), que financia proyectos con un perfil de riesgo más elevado, maximizando de esta forma el impacto del gasto público y desbloqueando la inversión privada. Tiene como objetivo global movilizar la inversión de 315 000 millones EUR, como mínimo, en Europa durante tres años, y se calcula que para finales de 2015 se habrán asignado 50 000 millones EUR de inversión.

El fondo, que se ha desarrollado en estrecha colaboración con el Banco Europeo de Inversiones (BEI), reúne la financiación pública y privada, y puede proporcionar ayuda a proyectos de economía circular a pequeña escala, y prestar financiación a proyectos innovadores que carezcan de ayuda económica. De los 42 proyectos que el BEI ha aprobado hasta ahora, seis abordan el medio ambiente y la eficiencia de los recursos.

El BEI también puede financiar directamente iniciativas de economía circular, ya que es uno de los prestamistas para la acción climática más importante del mundo. Durante la última década, ha cofinanciado proyectos de economía circular con una dotación de 15 000 millones EUR. Recientemente, los servicios de asesoría del banco han llevado a cabo un estudio sobre la función de la financiación como apoyo a la transición hacia una economía circular. Esto pone de manifiesto la necesidad de que los promotores incluyan elementos circulares en sus proyectos.

Debido a que los proyectos de economía circular suelen llevar consigo inversiones en tecnologías innovadoras y nuevos modelos de negocio que pueden presentan un riesgo más elevado, el BEI está haciendo un uso cada vez mayor de instrumentos de riesgo compartido, como InnovFin, la financiación de la UE para los innovadores. Esta iniciativa ofrece servicios financieros y de asesoría a las empresas innovadoras y su objetivo para 2020 es disponer 24 000 millones EUR para emisión de deuda y de acciones.

Combinando esto con los fondos de inversión, el BEI ayuda a los bancos y otras instituciones financieras a financiar la agenda de la economía circular. Y el BEI no solo ofrece financiación, sino también asesoría financiera y técnica, y experiencia para convertir las ideas en proyectos, como el recientemente creado Centro Europeo de Asesoramiento para la Inversión (CEAI), que ofrece asistencia técnica para que las empresas puedan encaminarse hacia la economía circular.

Otra nueva gran fuente de financiación para proyectos de economía circular es Horizonte 2020, el programa de investigación de la UE para 2014-2020. Su programa de trabajo para 2016-2017 contiene por primera vez un apartado específico sobre «La industria 2020 en la economía circular», con más de 650 millones EUR disponibles para financiación. Las invitaciones para participar en las actividades programadas para este año terminarán en marzo, no obstante, la convocatoria de propuestas para 2017 se abrirá en breve. 

La nueva iniciativa se suma a la dotación financiera más amplia que Horizonte 2020 ya ofrece a la innovación de la economía circular en áreas como el medio ambiente y la eficiencia de los recursos, la seguridad alimentaria, la agricultura sostenible y la biotecnología.

Los proyectos de economía circular también pueden cofinanciarse a través del programa LIFE, el mecanismo de financiación de la UE para la acción frente al clima y el medio ambiente. Su presupuesto global para 2014-2020 es de 3400 millones EUR y la publicación de las convocatorias para las dotaciones de este año está prevista para mayo.

El programa se concentra en dos componentes esenciales de la economía circular: la eficiencia de los recursos y los residuos. Además de subvencionar proyectos específicos, financia la mejora de la capacidad, el intercambio de información, las mejores prácticas y las campañas de sensibilización.

En los últimos años, su financiación ha servido para mejorar la eficiencia de los recursos de los procesos de producción, así como para estimular el desarrollo de objetos que incorporan los principios de diseño ecológico en todo su ciclo de vida. Para 2015, aportó 504 millones EUR a 661 proyectos relacionados con la economía circular. De ellos, 202 abordaban la reutilización de los residuos; 304, el reciclado y 126, la reducción de los residuos.

 

El programa LIFE, una instantánea de los proyectos financiados en la UE


El ayuntamiento italiano de Ferrara desarrolló el proyecto LOWaste para reducir los residuos urbanos y conservar los recursos naturales creando un mercado local para materiales reciclados. Durante casi tres años (de septiembre 2011 a junio 2014), consiguió reducir los residuos directos en unas 11 400 toneladas por año y las emisiones de CO2 hasta 3000 toneladas anuales.

El principal logro del proyecto, que recibió 554 500 EUR de dotación de un presupuesto de 1 109 000 EUR, fue servir de inspiración para crear un distrito verde basado en los principios de la economía circular. Esto puso en contacto a los operarios de residuos, las plataformas de reciclado y reutilización, los artesanos y las pymes para desarrollar y elaborar artículos con materiales recuperados.

En Austria, el pequeño instituto de investigación Ressourcen Management Agentur, abordó el problema de gestionar los millones de toneladas de restos de demoliciones generados en el país cada año. Con una dotación de LIFE de 354 973 EUR para su presupuesto de 709 945 EUR, dedicó tres años al proyecto EnBa (enero de 2009 a diciembre de 2011) para desarrollar el uso sostenible de los residuos de la construcción en cooperación con las empresas de construcción, demolición, y gestión de residuos con las autoridades públicas.

Sus esfuerzos no solo redujeron considerablemente los flujos de residuos, sino que también se integraron en el plan austriaco de cinco años para la gestión de los residuos y la nueva definición legal de la fase cuando los residuos dejan de serlo en el país. Ambos incluyen los conceptos EnBa que exigen la evaluación de las sustancias peligrosas y un plan de tratamiento de los residuos antes de la demolición.

 

La financiación de los proyectos de economía circular está disponible a través de los Fondos Estructurales y de Inversión de la UE, cuyo objetivo es reducir las diferencias sociales y económicas existentes entre las regiones del continente y fomentar el crecimiento. Se han reservado uno 5500 millones EUR para la ejecución de los objetivos de la gestión de residuos de la Comisión y, dado que los proyectos de la economía circular pueden contribuir de forma efectiva a este proceso, es posible acceder a esta financiación.

El programa de la EU para la competitividad de las empresas y las pymes (COSME) también puede utilizarse para la financiación de proyectos de economía circular. Si bien no tiene ningún ámbito de actuación específico en la economía circular, ofrece diversos tipos de financiación a las pymes, por ejemplo, facilitar el acceso a la financiación durante las distintas fases de desarrollo de una empresa. Con un presupuesto de 2300 millones EUR entre 2014 y 2020, se espera que su mecanismo de garantía de crédito (que ofrece garantías y contragarantías a las instituciones financieras para que puedan prestar a las pequeñas empresas) beneficie entre 220 000 y 330 000 de empresas, con una cifra comprendida entre los 14 000 y los 21 000 millones EUR.

Todos estos fondos y programas ofrecen financiación concreta a las empresas que trabajan en iniciativas vinculadas con la economía circular, para que puedan invertir y desarrollar sus innovadores productos y servicios. Y en un futuro se dispondrá de mayor financiación, mediante una nueva iniciativa conjunta de la Comisión Europea, el BEI y los bancos nacionales que se está valorando actualmente.

Otras iniciativas planificadas para los próximos meses ayudarán también a sensibilizar sobre la economía circular y su enorme potencial. Por ejemplo, la economía circular también figurará en la agenda de la Semana Verde, el evento anual europeo más importante sobre política ambiental, que se celebrará del 30 de mayo al 3 de junio, con actividades en directo y online programadas cada día. Centrada en el lema «Invertir en un futuro más verde» esta iniciativa de la UE pretende contribuir a responder a la pregunta de cómo lograr un crecimiento inteligente, sostenible e integrador en Europa. Para seguir la Semana Verde por Internet, visite: http://ec.europa.eu/environment/greenweek/index_en.html

La evolución hacia a un economía circular dista de ser sencillo y requiere tener acceso a una financiación sostenible en los próximos años. La UE contribuye a financiar este cambio para que tenga lugar sin problemas y en la mayor brevedad posible. Además de la necesidad ambiental de dicho cambio, esta transición brinda una oportunidad de transformar la economía y generar ventajas competitivas nuevas y sostenibles para Europa.

© RMA (Ressourcen Management Agentur) - EnBa
© RMA (Ressourcen Management Agentur) - EnBa
© RMA (Ressourcen Management Agentur) - EnBa
© RMA (Ressourcen Management Agentur) - EnBa
© RMA (Ressourcen Management Agentur) - EnBa
© RMA (Ressourcen Management Agentur) - EnBa
© RMA (Ressourcen Management Agentur) - EnBa
© RMA (Ressourcen Management Agentur) - EnBa
© RMA (Ressourcen Management Agentur) - EnBa
© RMA (Ressourcen Management Agentur) - EnBa
© RMA (Ressourcen Management Agentur) - EnBa
© RMA (Ressourcen Management Agentur) - EnBa
© RMA (Ressourcen Management Agentur) - EnBa
© RMA (Ressourcen Management Agentur) - EnBa
© RMA (Ressourcen Management Agentur) - EnBa
© RMA (Ressourcen Management Agentur) - EnBa
© RMA (Ressourcen Management Agentur) - EnBa

Published with Prezly